LOS ÚLTIMOS MESES DEL FASCISMO EN ITALIA

Mussolini

1943 iba a ser un año clave para Italia en la IIª Guerra Mundial. Su poder militar estaba seriamente dañado, tanto a nivel material como de moral. Y la pérdida del norte de África por parte del Eje dejaba la puerta entreabierta a una invasión aliada en la península itálica. Churchill era un convencido de la necesidad de atacar a Hitler por el sur de Europa, por Italia, pues lo consideraba su punto débil. Y en mayo de este año su insistencia tuvo calado en el mando aliado. Italia comenzó el año en el eje y lo terminó con los aliados.

El 10 de julio los aliados desembarcaron en Sicilia, en la operación «Husky». Comienza no solo la invasión aliada en el sur de Europa sino la legendaria rivalidad entre Montgomery y Patton que se alargaría durante toda la guerra.


Operación Husky

Nueve días después Hitler y y un apocado Mussolini se reúnen en en Feltre, cerca de Rímini al norte de Italia, en la que Hitler insta al italiano a defender Sicilia a toda costa, sabedor del riesgo que entraña su pérdida. «La reunión fue cordial,como siempre, pero el entorno y la actitud de los altos oficiales de la Fuerza Aérea y de las tropas fueron glaciales» diría Mussolini. Pero lo peor para él estaba por venir

EL GRAN CONSEJO FASCISTA


Caída del fascismo italiano

El 24 de julio el GranConsejo Fascista se reúne en Roma con el objetivo de quitar el poder a un demacrado Duce de sus cargos. Pero la estrategia para derrocar al Duce venia desde primeros de año. El mismo rey y Badoglio pergeñaron la maniobra que contó con miembros de la vieja guardia fascista.

Como dijo W. Churchill: «El dictador esperaba en la soledad del poder mientras la derrota militar y la matanza de los italianos en Rusia, Túnez y Sicilia era el preludio evidente de una invasión directa».

Dino Grandi

Dino Grand
i, alto jerarca fascista, y ex ministro de Asuntos Exteriores, junto con otros camisas negras relevantes solicitaron la convocatoria del Gran Consiglio del Fascismo que no se reunía desde 1939. El 24 comenzaría la sesión con el objetivo de que Mussolini dimitiera. Hacia cinco días que la ciudad había empezado a ser bombardeada. El Duce no se figuraba al encerrona y comenzó con una larga intervención exponiendo y justificando lo acontecido en los últimos tres años. Su sorpresa llegará cuando distintos camisas negras van tomando la palabra y escucha aquellas palabras de recriminación a las que no estaba acostumbrado.

A continuación toma la palabra Grandi y se desata la tormenta. Resaltó las humillaciones y desastres de esos tres años, apostó por dejar el Eje y acercarse a los aliados y, lo mas grave, propuso devolver los poderes al rey para que pilotara el cambio de rumbo. Estaba pidiendo la cabeza de il Duce.


La intervención del conde Ciano, yerno del Duce, ministro de Asuntos Exteriores fue una desagradable sorpresa para Mussolini al no contar con su incondicional apoyo.

A las 2:40 de la madrugada el golpe de Estado se ha consumado y Grandi había ganado la partida. Se habían sepultado 20 años de poder. Los propios fascistas acaban con el sistema. «Habéis provocado la crisis del regimen», sentencio Mussolini.

Los pocos fieles que le seguían le sugirieron no atender las demandas y arrestar a todo el Consejo, pero il Duce ya era un cadáver político.


VICTOR MANUEL III

Caída del fascismo en Italia

Mussolini no tira la toalla a pesar de todo y al día siguiente a las 17:00 se reúne con el rey, es su última carta, pero no es ganadora. Confiaba que VictorManuel le ratificara su apoyo. Sin embargo, sin permitirle casi hablar, el rey fue frío y duro, comunicó a Mussolini su final político. La realidad se le echaba encima y estaba cada vez mas abatido. El rey le dijo que no se preocupara por su integridad, que él se encargaría de su seguridad. «Entonces ¿todo ha terminado?» fueron las palabras que consiguió pronunciar. A partir de se día la desaparición de camisas negras por las calles pareció arte de magia. La descomposición del fascismo en Italia era una realidad, se diluía como un azucarillo en agua.

El rey Víctor Manuel III nombró en su lugar al Mariscal Pietro Badoglio. La noticia recorre Roma como la pólvora antes de que el rey lo comunique por radio a las 11 de la noche. Era un secreto a voces. Roma es una fiesta. Piensan que se acaba la guerra y que cesarían los bombardeos que estaban sufriendo, pero Badoglio se encarga de enfriar el ambiente: «la guerra continua».

La noticia sacude la residencia de Hitler quien desde ese momento se propone restaurar el poder fascista en Italia. El impacto también es fuerte pero de significado distinto cuando reciben la noticia los aliados. Londres y Washington esperaban noticias de Badoglio pero saben que la resistencia alemana va a ser terrible. Son conscientes que tiene que tratar con Badoglio porque están ante el comienzo del fin.

Caída del fascismo italiano


Pero Badoglio juega un difícil papel, siguen siendo aliados de Alemania, de una Alemania que no se fía de ellos y que probablemente intente dominar el país. Pero las relaciones se van enturbiando con el paso de los días y los reproches se hacen visibles entre unos y otros. En agosto comenzarían los contactos con los británicos.

DECISIVO SEPTIEMBRE

Los acontecimientos se precipitaban en septiembre. El día 3 el nuevo gobierno de Badoglio firma el armisticio con los aliados en Cassibile. Pero la comunicación no es lo debidamente fluida y las tropas italianas no saben muy bien qué esta sucediendo. El 9 los aliados desembarcan en Salerno y Tarento, ya pisan península italiana. Y el 10 los alemanes ocupan Roma a la par que el Gobierno de Badoglio y la familia real ponen pies en polvorosa.

La situación de las tropas italianas era dramática. Los que hasta ahora eran sus aliados pasaron a ser de la noche a la mañana enemigos que los trataron como traidores y en muchos casos cayeron bajo la represalia alemana, como sucedió en Grecia y el Dodecaneso. Los aliados anuncian el armisticio con los italianos el 8 de septiembre y el propio Badoglio a instancias del rey tuvo que leer y hacer público también un mensaje confirmando la rendición.

LIBERACIÓN EN EL GRAN SASSO

Y a todo esto, ¿qué fue de Mussolini en este caluroso mes de agosto? Desde que salió de Villa Saboya aquel 25 de julio sobre las 5:20 de la tarde ya no era dueño de su vida. Dos días después, por órdenes de Badoglio se llevaron al Duce a la isla de Ponza para acabar recluido en el Gran Sasso donde fue alojado en un pequeño hotel para esquiadores altamente custodiado.

Liberación de Mussolini

H
itler ordenó la búsqueda y liberación de Mussolini, seguía pensando que era la persona ideal para la reestructuración política del país. Encargó la misión a Otto Skorzeny con sus comandos de paracaidistas. Una vez supo dónde habían ocultado al Duce y ver las dificultades de acceso, Skorzeny decidió que la única forma de acceder a él era una operación aerotransportada con planeadores. Se ponía en marcha la operación Roble.

La clave era el factor sorpresa y lo lograron. El estruendo fue terrible cuando los planeadores tomaron tierra y de allí saltaron los paracaidistas gritando y vomitando fuego por sus armas. La resistencia fue mínima y el temor alemán de que los guardianes mataran a su rehén era totalmente infundada. La operación fue un éxito, alcanzaron el objetivo sin perder un solo hombre.




ÚLTIMO SUSPIRO: LA REPÚBLICA DE SALÓ

Un avión Fieseler Storch acababa de llegar para poner a salvo al Duce dirección Pratica di Mare para, en otro vuelo, dirigirse a Viena. Este rescate pretendía darle una segunda oportunidad al fascismo italiano. El día 25 de septiembre Mussolini declara la nueva República de Saló al norte de Italia, cerca de Milán. Pero todo fue ficticio y nominal, los alemanes controlaban todo, no dejaba de ser un títere del Tercer Reich.

El papel de Mussolini en la historia se había acabado. El ultimo año y medio de su vida tuvo dos grandes enemigos, los aliados que subían desde el sur y los partisanos que poco a poco iban ganando terreno en todos los sentidos. Fueron estos quienes le apresaron y ejecutaron un 28 de abril de 1945 cuando la guerra expiraba.

El 1 de octubre de 1943 los aliados toman Nápoles y se disponen a subir hacia Roma, pero se toparían con la Línea Gustav y Montecassino. El 13 Italia declara la guerra a Alemania.

Si Roma había vivido tranquilamente cuatro años de guerra, el verano de 1943 sumergió a los romanos a la cruda realidad. Fue bombardeada, su antiguo líder defenestrado, vieron marchar a la Wermacht y al ejercito estadounidense por sus avenidas... Afortunadamente su riqueza cultural se mantuvo en pie.

Fuentes:


WILLMOTT, H.P., CROSS, R., MESSENGER, CH., La Segunda Guerra Mundial, Londres 2004, Ed. D.K

BOYLE, D. La II Guerra Mundial en imágenes. 1999, Madrid. Edimat Libros

La Segunda Guerra Mundial 1939-1945. Las claves de la mayor contienda de la historia. Vol. 19, 1943 Patton llega a Europa. Biblioteca El Mundo, 2009

BERTIN, C. y KRIEG, E. Gran crónica de la IIª guerra Mundial. Vol 9 Hacia Sicilia. Edilibro

AGUIRRE, J.F. La segunda guerra mundial. Ed Argos, 1963

SOLAR, D. «Mussolini ante el rey», «Roma, cittá aperta» y «La victoria cambia de bando». La IIª Guerra Mundial como nunca se la habían contado, revista num 9 (La Aventura de la Historia)

MUCHA, M. «El archivo secreto de Skorzeny» La Aventura de la Historia num 165.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LEGIONES ROMANAS EN HISPANIA

LA BATALLA DEL SOMME

CAUSAS DE LA ENTRADA DE LOS EE. UU. EN LA Iª GUERRA MUNDIAL