DUNKERQUE 1940

Dunkerque

 La presión sobre las extenuadas tropas aliadas en permanente retroceso ante la presión alemana se hacía día a día insoportable. Solo veían una oportunidad llegando al mar en Dunkerque.

La “Blitzkrieg”

La arrolladora carrera de los acorazados de Guderian y Rommel sembraban el pánico entre las tropas aliadas que no encontraban modo de resistirse. Las divisiones Panzer habían demostrado todo su potencial y desarrollado el concepto de “Blitzkrieg” a la perfección de la mano de su creador Guderian.

El 20 de mayo los tanques de Guderian habían llegado al mar en Abbeville y se dirigían a los puertos del Canal en un intento evidente de cortar el camino a los británicos y franceses. En Gravelines, a tan solo 16 kms de Dunkerque, los blindados de Guderian se detuvieron por orden del alto mando.

Error de cálculo o estrategia medida

Dunkerque
Todos los historiadores se han planteado la pregunta del porqué el alto mando alemán ordenó detener elavance cuando estaban tan cerca de conseguir un rotundo objetivo. Dos han sido las respuestas que tradicionalmente se han manejado en base a especulaciones, también es cierto. Una, la estrategia de Hitler para facilitar un acuerdo de paz con Reino Unido o, dos, dejar camino libre a Goering para el lucimiento de su Luftwaffe. Lo que sucedió fue que la aviación germana tuvo la misión de la destrucción de las fuerzas británicas y francesas acorraladas en Dunkerque. Y fracasó.


Asumiendo la derrota

El 20 de mayo comenzaron los preparativos para una posible evacuación de una parte de la BEF (British Expeditionary Force) en Francia. Y el 26 llegó la orden de poner en marcha la Operación «Dynamo». Las expectativas eran pesimistas. En los dos primeros días 25.000 soldados fueron evacuados del puerto, pero día a día la situación se fue complicando. Calais en manos enemigas obligaba a desviarse en una ruta alternativa paralela a la costa belga. La Luftwaffe consiguió inutilizar el puerto de Dunkerque así que la evacuación tuvo que ser directamente desde las playas.

El encargado de llevarla a la práctica será el almirante Ramsay. La papeleta es tremenda, muchos hombres que rescatar, pocos buques de gran calado, la aviación enemiga barriendo la zona y las tropas a las puertas de la ciudad cerrando el cerco.

Días previos

El día 22 los franceses lanzaron su último contraataque sobre las pinzas alemanas en el sector de Cambrai. Antes lo habían intentado los británicos en Arras que supuso la única acción destacada de las fuerzas acorazadas británicas en Francia en 1940. El 23 los alemanes penetraron en Boulogne.

La evacuación de las tropas aliadas de Dunkerque evidenciaba el hundimiento del frente francés y su impotencia para oponer resistencia a la fulminante “Blitzkrieg”. La firma del armisticio se perfilaba como la única salida para evitar una tragedia aún mayor.

Dunkerque


El día 25 el general británico Gort había tomado la decisión de retirarse a Dunkerque que tardó 24 h en ser admitida y ratificada por el gabinete de guerra. La noche del 26 recibía al orden de comenzar la evacuación de las tropas por mar hacia las islas ante la imposibilidad de hacer frente al arrollador avance de los alemanes. Además, la rendición belga supuso un incremento de la presión sobre los desmoralizados soldados aliados.

W. Churchill: «La noche del día veintiséis, a una señal del Almirantazgo, se puso en marcha la operación «Dynamo» y esa misma noche se trasladaron a la isla las primeras tropas. Después de perder Boulogne y Calais, solo quedaban en nuestro poder los restos del puerto de Dunkerque y las playas indefensas próximas a la frontera belga. En ese momento se calculaba que, como máximo, podríamos rescatar alrededor de cuarenta y cinco mil hombres en dos días».

Los preparativos

Dunkerque
«Mientras tanto la Royal Navy, con la ayuda voluntaria de incontables marinos mercantes, puso todos los medios en tensión para el reembarque de las fuerzas británicas y aliadas. Se emplearon en la empresa 220 barcos ligeros de guerra y 650 de otras clases. Tenían que operar sobre una costa difícil, a menudo con mal tiempo, bajo una granizada casi incesante de bombas y una concentración creciente de artillería. No estaban los mares, como he dicho, libres de minas y torpedos».

«…los oficiales del Almirantazgo registraron los diversos astilleros, desde Teddington hasta Brightlingsea, con lo que consiguieron más de cuarenta motoras o lanchas en buen estado que se reunieron en Sheerness al día siguiente. También se aprovecharon los botes salvavidas de los transatlánticos que había en los muelles de Londres, los remolcadores del Támesis, los veleros, las barcas de pesca, las gabarras, las barcazas y las embarcaciones de recreo, en resumen, todo lo que se pudiera usar en las playas».

«Todos los que tenían una embarcación del tipo que fuera, a vapor o a vela, pusieron rumbo a Dunkerque., de modo que los preparativos, que afortunadamente habían comenzado una semana antes, contaron con el apoyo de la brillante improvisación de una cantidad increíble de voluntarios. Los pocos barcos que llegaron el día veintinueve fueron los precursores de casi cuatrocientas pequeñas naves que, a partir del día treinta y uno, estuvieron destinadas a desempeñar un papel fundamental transportando a casi cien mil hombres desde las playas hasta los barcos que estaban fondeados lejos de la costa».

El objetivo era reclutar una pequeña flota de embarcaciones privadas para trasladar a la tropa desde la playa a los barcos. Se conocería como Little Ships. El más pequeño sería el Tanzine de 4.4 metros de largo.

Rendición de Bélgica……
Dunkerque


Las noticias que se iban produciendo eran pésimas para los intereses aliados. El 28 de mayo Bélgica en palabras de su soberano se rinde. Cae San Quintín y el 30 termina la batalla de Abbeville.

…….y arrollador avance alemán

El avance de las tropas alemanas se puede sintetizar en estas líneas que Rommel escribe a su esposa «queridísima Lu» fechada el 29 de mayo de 1940: «Probablemente disfrutaremos ahora de unos días de descanso (acababa de caer Lille). Quizá Francia abandone su desesperada lucha. De lo contrario, la aplastaremos, penetrando hasta el último rincón. Me siento perfectamente en todos los aspectos. Mis mejores deseos para ti en el día de tu cumpleaños».

El reembarque

La retirada comenzó con un enorme desorden. La confusión en la ciudad y las playas era grande, la indisciplina creciente y los oficiales no demostraron estar a la altura. La tercera parte de las tropas embarcaría desde improvisados muelles en la playa y el grueso lo haría desde el puerto, mientras estuvo en pie. Se diseñaron tres rutas alternativas para sortear los campos de minas y los posibles ataques de la Kriegsmarine aunque no tenía medios para oponerse a la evasión, salvo esporádicas acciones de lanchas rápidas que consiguieron hundir varias embarcaciones. El peso del ataque quedaba en manos de la Luftwaffe.

Dunkerque


La tensión en las playas iba in crescendo según pasaban las horas. No fueron pocos los que se vieron obligados a entrar en el mar una y otra vez para alcanzar alguna embarcación de rescate. La R.A.F no conseguía imponerse a la Luftwaffe que dominaba con claridad los cielos. Por ese motivo los intentos de evacuación se restringieron a las horas nocturnas complicando sobremanera el proceso.

Por otro lado, el malestar entre franceses y británicos también crecería al tener preferencia los segundos encargándose los primeros de contener a los alemanes. Aunque Churchill intentaría rebajarla con estas palabras alabando a las tropas francesas que cubrieron la retaguardia: «recordemos que, de no ser por el aguante de la retaguardia en Dunkerque, habría sido muy difícil recuperar un ejército en Gran Bretaña para la defensa nacional y la victoria definitiva».

El día 30 ya habían sido evacuados unos 126.000 hombres. En esos momentos se incrementaron los ataques de la aviación alemana que tuvo que enfrentarse a lo que quedaba de aviación francesa y a la R.A.F. Las maniobras de evacuación se dejaron para realizarlas en la oscuridad de la noche para minimizar el desgaste que estaba provocando la aviación alemana.

El final

La noche del 3 de junio fue la última de las evacuaciones. Finalmente, el cuatro de junio a las: 14:23, el Almirantazgo, juntamente con los franceses, anunció la finalización de la operación «Dynamo» que desembarcó en Inglaterra más de 338.000 soldados británicos y aliados.
Dunkerque


La Royal Navy, “reforzada” por una flotilla de 860 embarcaciones de placer, pesca y gabarras, transportó a Inglaterra a 200.000 soldados británicos y 140.000 franceses. Los británicos celebraron la escapada como una victoria y los franceses como una traición. Mas de 150.000 soldados franceses cayeron prisioneros de los alemanes en las playas de Dunkerque.

El «milagro» de Dunkerque tiene muchas lecturas, pero una parte muy importante de su consecución fue debida a los 100.000 franceses que a las órdenes del almirante Abrial cubrieron aquella retirada.

Conclusiones

La Blitzkrieg no solo asombró y sorprendió a los aliados que la sufrieron. En su propia retaguardia crearía cierta reticencia. Todo fue tan rápido en comparación con lo sucedido en 1914 que creó no pocas desconfianzas en el estado mayor alemán, Hitler incluido, pensando que podría tratarse de una trampa aliada para aprovecharse de la euforia alemana y desencadenar un fulminante contraataque que destruyese sus unidades acorazadas. En cierto modo, no podían creerse la magnitud de su triunfo, posiblemente por ello dejaron pasar la oportunidad de destruir al BEF en Dunkerque.

La campaña occidental estaba decidida, Los franceses no tenían capacidad de reacción ante la avalancha germana y su moral estaba en su punto mas bajo. La Blitzkrieg había demostrado todo su potencial y proporcionado a sus creadores la victoria contra la doctrina militar mas conservadora imperante en los estados mayores.

Todo estaba de cara para Hitler.
                                           

Fuentes:
La Segunda Guerra Mundial en imágenes. David Boyle. Edimat Libros S.A.
La Segunda Guerra Mundial Willmott, Cross y Messenger. Dorling Kindersley Limited
La Segunda Guerra Mundial, Vol I Argos
1939-1945 Segunda Guerra Mundial, las claves de la mayor contienda de la Historia, vol 6, Diez días que transformaron Europa
Gran crónica de la IIª Guerra Mundial vol 1. La irrupción blindada, guerra o acuerdo

 https://historia.nationalgeographic.com.es/a/dunkerque-batalla-desconocida-segunda-guerra-mundial_11729





Comentarios

Entradas populares de este blog

LEGIONES ROMANAS EN HISPANIA

LA BATALLA DEL SOMME

CAUSAS DE LA ENTRADA DE LOS EE. UU. EN LA Iª GUERRA MUNDIAL