MUERTE DE NAPOLEÓN ¿ENFERMEDAD O ASESINATO?


 
Muerte de Napoleón


«Habla con una voz muy débil.

̶ Cuando haya muerto ̶ dice a sus compañeros ̶, todos ustedes tendrán el dulce consuelo de regresar a Francia. Verán a sus parientes, o a sus amigos, y yo me volveré a encontrar con mis héroes en los Campos Elíseos.

Se sonríe.

̶ Al verme, se volverán locos de entusiasmo y de gloria. Discutiremos de nuestras guerras con Escipión, Aníbal, César, Federico. Cómo disfrutaremos… A menos que cause temor ver tantos guerreros juntos». Napoleón, de Max Gallo.

Napoleón murió el 5 de mayo 1821 en la isla de Santa Elena, en el océano Atlántico, donde fue deportado tras la derrota en Waterloo, el 18 de junio de 1815

Muerte de Napoleón


Excelente estratega demostrado a lo largo y ancho de los campos de batalla en la vieja Europa que vieron desplegar sus cualidades en campaña, desde Austerlitz a Borodino pasando por Jena, Eylau, por ejemplo

Destierro en la isla de Santa Elena

Destierro de Napoleón
Santa Elena, segunda isla donde fue confinado después de su paso por la isla de Elba y su posterior fuga. Se trataba de un peñasco con una climatología dura, inhóspita con vientos impetuosos y lluvias copiosas alternadas por un sol que caía a plomo. Situada en el Atlántico Sur, a 1.930 kms. de África y a 3.500 kms. de Brasil. Su llegada a la isla se fecha el 17 de octubre de 1815 a bordo del navío Northumberland. Sus primeras semanas las pasó junto a la familia de William Balcombe. Y de allí pasó a la vivienda Longwood House, donde llovía casi todos los días y donde su salud fue empeorando.

A parte de su salud estas circunstancias afectaron a su carácter volviéndose insoportable, grosero e impertinente, con un humor cambiante.

Posibles causas de su muerte

Sobre la muerte de Napoleón siempre han existidos dudas. Tenemos la versión oficial, cáncer de estómago, avalado por el hecho de sus antecedentes en su padre y una de sus hermanas y así lo recogió la prensa española del momento. Pero la teoría de la muerte por arsénico es hoy en día predominante. Unas investigaciones realizadas sobre un mechón de sus cabellos acreditan esta teoría. La cuestión ahora estriba en saber si se trató de un asesinato planificado o su muerte fue por el hábito de tomar arsénico para superar la depresión que sufría y esa ingesta finalmente acabó con su vida.

Louis de Marchand

Muerte de Napoleón
Además, disponemos del diario de su ayuda de cámara, Louis de Marchand, que vio la luz al público en general en 1955 donde consta que a Napoleón se le suministró a las 5:30 de la tarde del 3 de mayo, es decir, dos días antes de morir, «sin su conocimiento o aprobación» una cantidad de calomel muy superior a las dosis normales y suficientes para acabar con su vida. Y que además es mortal combinado con las almendras amargas que Napoleón tomaba todos los días.

Dudas

Pero vuelven las dudas ¿se le suministró como calmante o para acabar intencionadamente con su vida? Incluso se especula con un error médico o una equivocación terapéutica.

Desde luego motivos había para su asesinato, desde la desconfianza de los monárquicos franceses al coste que les suponía a los ingleses su reclutamiento pasando por algunos compañeros de isla que en su muerte verían la posibilidad del retorno a casa.

El odontólogo sueco Sten Forshufvud, experto químico y toxicólogo y sobre todo, extraordinario bonapartista, después de leer las memorias de Louis de Marchand, en 1955, se documentó con toda la literatura al respecto y fue consolidando la teoría de que el emperador no falleció por cáncer. Apoyado por los análisis por irradiación nuclear de sus cabellos realizados en Londres por el doctor Hamilton Smith, llegó a la conclusión de que Napoleón fue injiriendo con la comida y la bebida las dosis del veneno que lo matarían tiempo después. Lo documentó en un libro publicado en 1961 ¿Quién mató a Napoleón? Ampliado en 1978.


Como exponía el profesor Manuel Moreno Alonso, en la Aventura de la Historia nº 31 (mayo de 2001) en su artículo El asesinato de Napoleón, en sus conclusiones: «Napoleón fue enviado a Santa Elena a morir, asesinado por su enfermedad no cuidada, por un clima criminal y, acaso, por un veneno lento. El arsénico, peor aún, su mezcla con el calomel, en una cuantía que hasta un profano se sentía asombrado, lo convertían en mortal. De lo cual se infiere que se trató de un asesinato en toda regla. Queda por señalar el nombre del asesino, del que cargó dosis y frecuencias y Charles-Tristán, conde de Montholon, es el preferido por los investigadores».

Napoleón falleció a los 51 años y fue enterrado en la isla de Santa Elena hasta que en 1840 sus restos fueron repatriados.



Max Gallo

«…Es la noche del viernes 4 al sábado 5 de mayo de 1821.

Gime, con el rostro crispado.

̶ ¿Cómo se llama mi hijo?

Aprieta la mano de Marchand, quien le responde: «Napoleón».

Son las dos de la madrugada. Entreabre los ojos y mueve los labios.

̶ Quien recula… ̶ dice,

Vomita, y todo su cuerpo se contrae. Quiere hablar. Un estertor obstruye su garganta, y surgen dos palabras ahogadas por la respiración ronca:

̶ Cabeza, ejército.

La muerte llega más tarde, a las cinco y cuarenta y nueve minutos de la tarde del sábado 5 de mayo de 1821». Napoleón, de Max Gallo.


Fuentes:

Napoleón, Max Gallo 1997
La Aventura de la Historia, nº 31 (mayo 2001) El asesinato de Napoleón. El arsénico acabó con el emperador por Manuel Moreno Alonso.


Comentarios

SUSCRIBIRSE

Escribe tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Entradas populares de este blog

LEGIONES ROMANAS EN HISPANIA

LA BATALLA DEL SOMME

CAUSAS DE LA ENTRADA DE LOS EE. UU. EN LA Iª GUERRA MUNDIAL