LA BATALLA DE VERDÚN

Batalla de Verdún. Iª Guerra Mundial

En Navidad de 1915 von Falkenhayn, jefe del Estado Mayor alemán, presenta un informe al Káiser para una ofensiva en el frente oeste atacando el campo fortificado de Verdún. Si lograran sus objetivos asestarían un duro golpe a los franceses sobre todo desde el punto de vista psicológico. En enero de 1916 comienzan los preparativos alemanes para la batalla.

Preparativos

Batalla de Verdún. Iª Guerra Mundial
von Falkenhayn
«Un esfuerzo final, dada la actual situación favorable, inclinaría la balanza a favor de Alemania», estas palabras de von Falkenhayn al Káiser resumen el ambiente de optimismo que reinaba en los ejércitos de las Potencias Centrales. 1915 les había sido favorable y pensaban que podían acabar la guerra de forma inmediata. Necesitaban hacerlo si no querían que el bloqueo naval británico arruinará su futuro o alguna ofensiva que les restara iniciativa. De hecho, en el otro bando, los generales en jefe francés, británico y ruso se reunían en la localidad francesa de Chantilly precisamente para planificar el futuro ya que en ese 1915 habían perdido miles de hombres en ataques estériles y necesitaban mayor coordinación.

Se construyeron carreteras, vías de tren, estaciones, alojamientos y grandes almacenes de municiones. La ofensiva correría a cargo del Vº Ejército comandado por el príncipe heredero con su oficial del Estado mayor, el general von Knobelsdorf. Contaban con seis divisiones compuestas por 90.000 hombres. Todo se organizó en el mayor secretismo posible, de hecho, no se informó de la operación a la mayoría de los oficiales implicados hasta el último momento.

La batalla tuvo lugar en las colinas al norte de Verdun-sur-Meuse, en el noreste de Francia, junto al río Mosa y cerca de la frontera con Alemania. Estaba en la trayectoria mas o menos recta hacia Paris para los germanos. Verdún se hallaba en un sector relativamente tranquilo del frente occidental, además muchos de sus cañones pesados habían sido emplazados en otros sectores y su guarnición no era muy fuerte. Y además, alejada de la zona británica.

La artillería del Káiser

Batalla de Verdún. Iª Guerra Mundial

Cuando las líneas férreas estuvieron preparadas, unos 1.250 cañones, entre ellos “Fat Bertha”, fueron desplegados en un frente de 15 kms. La munición que se transportó era para seis días. Von Falkenhayn quería evitar la lucha cuerpo a cuerpo que costaría muchas bajas. Por eso planteó un ataque masivo de artillería contra un frente limitado, eliminando a la infantería enemiga en sus propias trincheras y poder, al finalizar el fuego artillero, tomas posiciones de forma sencilla y sin grandes pérdidas. De ahí la previsión de tan corto espacio de tiempo.

La “Operación Gericht”, como llamaron los alemanes a la ofensiva sobre la ciudad fortificada de Verdún, estaba prevista para el 12 de febrero, pero las inclemencias climatológicas la retrasaron hasta el día 21. Ese día a las 7:45 h de la mañana entró en juego la batería de fuego de artillería más grande de todos los tiempos hasta la fecha. Un millón de obuses fueron lanzados. Nueve horas ininterrumpidas estuvo el fuego artillero alemán bombardeando sus objetivos. 90.000 soldados alemanes esperaban intranquilos en sus trincheras a que finalizara el bombardeo y salir al ataque. Todos estaban confiados en la victoria y de la rapidez en llegar a la misma. Su objetivo era desgastar al ejército francés y someterlo en una “máquina de picar carne”

En el otro lado, los franceses no habían considerado Verdún un objetivo importante para el enemigo, no esperando, en consecuencia, ningún ataque en la zona. Aunque el teniente coronel Driant, responsable de su defensa, había advertido en varias ocasiones que las defensas de la fortificación no eran las idóneas para resistir un ataque.
Batalla de Verdún. Iª Guerra Mundial
general Petain

«Las circunstancias de la batalla fueron dramáticas. En el momento en el que los defensores de Verdún presentían un ataque gigantesco, el alto mando procedía a desarmar los fuertes con objeto de organizar la defensa del frente francés en profundidad». La Gran Guerra 1914-1918, Marc Ferro.

Cuando los alemanes salieron de sus trincheras empezó a nevar, avanzaban con sumo cuidado por un paisaje esperpéntico por el paso devastador de las bombas, pero no esperaban oposición alguna. La sorpresa fue encontrarse una sorprendente y feroz resistencia que les obligó a retroceder.

Bois des Caures

La reacción alemana fue retroceder y reanudar los bombardeos a la mañana siguiente. A media mañana la infantería salió de sus trincheras dirigiéndose a Bois des Caures como primer objetivo. Los hombres de Driant no lo pusieron nada fácil y los alemanes tardaron tres días en conseguir el objetivo. Todo hacía indicar que no se iba a tratar de un paseo militar para los hombres del Káiser.

El fuerte Douamont

Eso sí, consiguieron abrir una brecha en la línea defensiva francesa llegando al pueblo de Beaumont cercano al fuerte de Douaumont. Ante la nueva situación de crisis en el bando francés, el mando fue tomado por el general Pétain, nombrado por el general Joffre, cuyo objetivo era defender Verdún a toda costa. La toma del, a priori, inexpugnable fuerte se consiguió sin disparar un solo tiro, pues los franceses lo habían prácticamente abandonado el año anterior. Fue un espaldarazo a los intereses germánicos y un duro golpe para la defensa francesa.

Batalla de Verdún. Iª Guerra Mundial
Pero no se podían relajar, estaba totalmente rodeados de tropas francesas. El siguiente paso fue ocupar el pueblo del mismo nombre, Douaumont. Nuevamente entró en juego la artillería alemana. El pueblo cayó en manos alemanas el 3 de marzo. El combate en los alrededores fue uno de los más sangrientos de la batalla de Verdún. Murieron unos 4.000 franceses y otra cantidad parecida por parte alemana. Los famosos seis días previstos por los estrategas alemanes se habían quedado muy lejos. Diez días después el objetivo para nada estaba cercano. Este retraso permitió a Pétain reforzar el frente.

El fuerte de Vaux

La siguiente meta fue el fuerte de Vaux pero esta vez sí estaba defendido por 280 hombres comandados por el mayor Raynal, pero decididos a no ceder terreno. Consiguiendo sumar fuerzas con otros hombres que habían escapado de los alrededores sumando un total de 600. Supuso una nueva dilación en el avance alemán. Hasta primeros de junio el fuerte no cayó en manos alemanas después de encarnizados enfrentamientos por cada palmo de terreno. El fuerte volvería a manos francesas en noviembre, cuando los alemanes se retiraron por razones tácticas.

Mort-Homme y la colina 304

Pero los alemanes, a principios de marzo, se habían dado cuenta de que era un error no tener en cuenta el flanco izquierdo del Mosa y el día 6 extendieron la ofensiva a esa orilla del río. Nuevamente, precedidos por fuego artillero, avanzaron. Los enfrentamientos más duros se vivieron en la lucha por la toma de la colina de Mort-Homme que los alemanes comenzaron el 8 de marzo. El día 14 alcanzaron la cumbre norte, pero los franceses no cejarían en su empeño con un elevado coste de vidas por ambas partes. El combate  se alargó todo el mes de marzo y parte de abril, terminado con victoria francesa que consiguió expulsar a los alemanes. Éstos entonces pusieron el ojo en otra colina cercana la conocida con el nombre de colina 304.

Para no perder la costumbre el ataque se inició con un terrible fuego de artillería el 3 de mayo que no cesó en dos días con sus respectivas noches. 3 días les costó a los alemanes tomar la colina y unos 10.000 franceses dejaron su vida en la defensa. El 20 de mayo lo alemanes recuperaron Mort-Homme.

100 días

La batalla de Verdún llevaba 100 días, solo un tercio de lo que duraría al final, lejos quedaba la idea de seis con la que los alemanes empezaron el ataque en febrero, y a finales de mayo las perdidas alemanas alcanzaban los 174.000 hombres. La idea original de desangrar  al ejército francés en Verdún no se estaba cumpliendo, lo que parecía era todo lo contrario.

Pero los ataques y contrataques se sucedían, como pudo atestiguar el pueblo de Fleury que cambió de manos diecisiete veces y quedó demolido.

Batalla de Verdún. Iª Guerra Mundial

El fuerte de Souville

Los alemanes fijaron otro fuerte como objetivo, el de Souville, el último fuerte del anillo defensivo exterior alrededor de Verdún. El ataque fue pospuesto en varias ocasiones por la meteorología hasta que el 10 de julio la artillería comenzó de nuevo su martilleo, disparando esta vez gas venenoso incluido. El primer intento fue baldío para los alemanes que lo intentaron de nuevo el día 13 pero también fracasó.

Cuatro meses y medio después del inicio de la batalla, más de 600.000 soldados franceses y alemanes, aunque nunca se conocerán las cifras exactas, habían dejado sus vidas en aquel pantanoso y enfangando terreno yermo.

Conclusión

La “Operación Gericht” no había tenido ni éxito ni obtenido resultados tangibles. Los héroes de Tannenberg, Hindenburg y Ludendorff tomaron las riendas de los ejércitos alemanes el 27 de agosto.

La batalla de Verdún se convirtió en la más larga de la Primera Guerra Mundial en su frente occidental, finalizando el 18 de diciembre de 1916. Casi 300 días después de su inicio, 10 meses de lucha encarnizada, las posiciones de unos y otros se mantuvieron prácticamente intactas, pero con cientos de miles hombres menos.

Somme

El 1 de julio de ese mismo año las tropas francesas y británicas abrieron un nuevo frente comenzando la batalla del Somme con el propósito de distraer tropas alemanas de la batalla de Verdún. Al final las bajas de la batalla del Somme superaron con creces a las de Verdún. Al finalizar 1916 entre ambos frentes habían caído un número de hombres cercanos al millón setecientos mil: 800.000 alemanes, 500.000 franceses y 400.000 británicos.

Pétain fue el gran héroe francés de Verdún y fue ascendido. Su puesto lo ocupa Nivelle que acabará recogiendo los frutos de la defensa francesa. Reconquista Douamont el 24 de octubre y el fuerte de Vaux en noviembre. El 15 de diciembre lanza una contraofensiva que hace retroceder a los alemanes 5 kilómetros con respecto a sus posiciones del mes de febrero.

Errores alemanes

Von Falkenhayn cometió varios errores que acabaron condenado su objetivo. En primer lugar, no abrir el ataque a ambas orillas del rio Mosa y en segundo no tener en cuenta la climatología, ese mal tiempo convirtió el terreno en un fangoso y pantanoso espectro que no solo hacía muy difícil la maniobrabilidad y movimiento de las tropas, sino que el hielo, el barro y la humedad provocaron innumerables bajas en ambos bandos si tener que disparar un solo tiro.


«Ésta es la famosa plaza fuerte por la cual se sacrifican tantos millares de hombres y se consumen tan formidables energías? ¿Ésta es la que ha sido llamada “clave de la guerra”? ¿Éste es el imán actual del universo? ¿Éste es Verdún? ... ¡Qué desencanto!» En las trincheras, Gaziel



FUENTE
La Iª Guerra Mundial en imágenes (J.H.J. Andriessen)
Verdún: 1916 crónica de la batalla más célebre de la primera guerra mundial. Paul Jankowski
Los cañones de agosto, Barbara W. Tuchman
La Gran Guerra 1914-1918, Marc Ferro
En las trincheras, Gaziel (Contratado por La Vanguardia, Agustí Calvet fue corresponsal de guerra en la Iª GM con el seudónimo de Gaziel)

Comentarios

Entradas populares de este blog

LEGIONES ROMANAS EN HISPANIA

LA BATALLA DEL SOMME

CAUSAS DE LA ENTRADA DE LOS EE. UU. EN LA Iª GUERRA MUNDIAL