EL PAPEL DE LA MUJER EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El papel de la mujer en la IIª GM

Sobre las mujeres recayó una gran parte de la responsabilidad en la actividad bélica de retaguardia al reemplazar a los hombres que habían sido llamados a filas.  Trabajaron en astilleros y fábricas, condujeron ambulancias y trabajaron como enfermeras en los Hospitales. Pero no solo eso, también fueron reclutadas para las Fuerzas Armadas. En la URSS algunas mujeres incluso pilotaron aviones de caza. Veamos el papel de las mujeres en la Segunda Guerra Mundial, conozcamos algunas historias

Para muchas de ellas los oficios que aprendieron les sirvieron para adquirir mayor seguridad en sí mismas y para desligarse de sus responsabilidades tradicionales. Pero al final de la guerra todo volvió al mismo lugar en el que estaban y tuvieron que dejar sus puestos a los hombres que regresaban del frente. Pero lo que está claro es que su protagonismo quedó ahí y el camino comenzó a hacerse. 

Durante la Segunda Guerra, hubo 400 mil mujeres enroladas en el Ejército de Estados Unidos, según la Sociedad de Historia Militar de Estados Unidos, cerca de 60 mil fueron enfermeras con entrenamiento militar. Se calcula que en el Reino Unido unas 225 mil mujeres ingresaron en las fuerzas armadas.

En su especial, Canadian Women in the Second World War, CBC News Canadá recuerda que en ese país (1942) se crearon divisiones femeninas de la fuerza aérea y la marina. El requisito principal era ser mayor de edad. Muchas mujeres de 16 o 17 años mintieron para ingresar. Estados Unidos solo permitió ingresar a las mujeres a partir de los 21 años por lo que muchas fueron a Canadá con ese objetivo. 

Una cosa está clara, las mujeres fueron decisivas en esta guerra. Las vamos a encontrar como espías, guerrilleras de la resistencia, pilotos, francotiradoras….  Cada país beligerante actuó de una forma, por ejemplo en la URSS lucharon en el campo de batalla, como las pilotos del 125º Regimiento de Guardias de Aviación de Bombardeo, conocidas como "Las Brujas de la Noche". En el resto de países, tanto del Eje como de los Aliados, sus funciones se centrarían en trabajar en fábricas, en labores administrativas y, sobre todo, como enfermeras.

REINO UNIDO y LA SECCIÓN F

En el Reino Unido, cuando empezó la Segunda Guerra Mundial, se crearon el Servicio Auxiliar Territorial (ATS) y la Fuerza Aérea Auxiliar Femenina (WAAF) que contaban con 15.433 componentes no alistadas sino contratadas por el estado, sin equivalencia militar, aunque sujetas al código de disciplina castrense.

Y un decreto de 1941 estableció el alistamiento femenino y las integrantes del ATS y de la WAAF comenzaron a ser afiliadas como militares, con todas las obligaciones y derechos, incluido el de llegar a oficial; fue distinto en la Royal Navy.

Recibieron diversos cometidos como armeras, meteorólogas, artilleras antiaéreas, mecánicas, observadoras, enfermeras, conductoras, operadoras de transmisiones y radar, hasta sumar 181.835 mujeres en 1942. 

Por centrarnos en un caso particular, podemos hablar de la Sección F de la Dirección de Operaciones Especiales (SOE) británica, creada por Winston Churchill y Hugh Dalton para llevar a cabo espionaje, sabotaje y reconocimiento militar, que lanzó sobre Francia a 39 mujeres para colaborar con la Resistencia. Esta organización contó a lo largo de la guerra con unos 13.000 agentes de los cuales 3.200 fueron mujeres.

La Sección F era un grupo seleccionado y sus componentes muy bien preparadas para este tipo de peligrosas acciones. Podemos destacar a Virginia Hall y Vera Atkins. Algunas procedían de países ocupados por las tropas del Eje. Un especialidad en la que muchas eran expertas era operadora de radio, función de muy alto riesgo al transmitir detrás de las líneas enemigas. Como fue el caso de Ivonne Cormeau

ESTADOS UNIDOS

A principios de 1941, Edith Nourse Rogers, congresista por Massachusetts, se entrevistó con el General George C. Marshall, jefe del Estado Mayor, pidiéndole la creación de un cuerpo auxiliar femenino independiente, en el que las mujeres tuvieran los mismos derechos que los hombres.

No solo los militares sino la propia sociedad civil consideró que la propuesta era escandalosa. La congresista Rogers insistió para que las mujeres pudieran pertenecer al ejército, chocando con los mandos militares que rechazaban la idea. 

Finalmente se llegó al compromiso de crear el Women’s Army Auxiliary Corps (WAAC, Cuerpo Auxiliar Femenino del Ejército), que podría contar con 150.000 auxiliares femeninas que recibirían alojamiento, vestuario, comida, dotación médica y demás prerrogativas militares. Estaría al mando una directora equivalente a mayor, secundada por oficiales primeras y segundas, equiparadas a capitán y teniente. Ninguna de ellas podría tener el mando sobre hombres y sus sueldos serían menores que los equivalentes masculinos.

El Senado aprobó el proyecto de 14 de mayo de 1941 y, al día siguiente, lo firmó el presidente Roosevelt, para una recluta de 25.000 mujeres en el primer año, cuya cifra ya fue alcanzada en noviembre. La primera directora del WAAC fue Oveta Culp Hobby partidaria de que sus afiliadas cubrieran los puestos de retaguardia para que los hombres pudieran ir al frente.

El ataque japonés a Pearl Harbor alteró esos planes ya que el general Marshall se enfrentó a una guerra en dos frentes que reclamaba gran cantidad de personal. El tiempo y la necesidad apretaban.

El primer campo de entrenamiento de la WAAC fue Fort Des Moines en Iowa. Mas de 35.000 mujeres se ofrecieron para las 1.000 primeras plazas (entre ellas 40 mujeres negras que fueron rechazadas).

Posteriormente muchas mujeres pasaron a unidades de la fuerza aérea, donde terminaron el 40% de ellas. Sus cometidos se ampliaron ala meteorología, criptografía, transmisiones, análisis fotográfico y control aéreo; también fueron mujeres las operadoras de las primeras máquinas tabuladoras, precursoras de los ordenadores.

Las primeras mujeres piloto estadounidenses fueron las 25 llegadas a Inglaterra en 1942 que volaron con los británicos, porque su propio país les negaba esta posibilidad. Jacquelin Cochran, amiga del presidente Roosevelt, ejerció mucha presión para tener esta oportunidad y Nancy Harkness Love pidió al Mando de Transporte Aéreo que pudiera hacer en la fuerza aérea estadounidense lo mismo que habían demostrado saber hacer para la RAF británica. Finalmente, en el otoño de 1942, el ATC estableció un Escuadrón de Transporte Auxiliar de Mujeres (WAFS).

Dos años más tarde, Cochran logró que se formara la División de Formación de Vuelo para mujeres (WFTD), separada del Escuadrón Auxiliar de Mujeres y dedicaba a formar pilotos femeninos par el Mando de Transporte. En 1943, el Ejército creó el Servicio de la Fuerza Aérea de Mujeres Piloto (WASP) fusionando los dos programas femeninos bajo el liderazgo de Cochran.

El papel de la mujer en la IIª GM

Durante la guerra se presentaron más de 25.000 mujeres para el servicio aéreo, 1830 fueron aceptadas para la formación inicial y unas 1.100 lograron volar para el ejército, aunque contratadas como pilotos de servicio civil.

ROSIE LA REMACHADORA

El papel de la mujer en la IIª GM
Imagen icónica de la guerra que todo el mundo recordará, con un pañuelo atado en la cabeza con un gesto subiéndose las mangas de su camisa, mostrando sus músculos demostrando al mundo que las mujeres podían ayudar y colaborar al esfuerzo bélico que exigía la guerra.  Todo ello bajo un lema: «We Can Do It» (podemos hacerlo).

Pues todo vino por una campaña publicitaria de la compañía estadounidense Westinghouse Electric, que encargó al artista J. Howard Miller en 1943. Siempre se había pensado que esa imagen pertenecía a  Geraldine Doyle. Y hubo que esperar al siglo XXI para conocer que la protagonista era otra.

El cartel hay que decir que no tuvo gran impacto durante la guerra. Quien lo diría. Fue años después cuando el movimiento feminista de los 80 lo rescató y lo convirtió en icono de su lucha.

¿Quién era en realidad Rosie? Pues una camarera de California, Naomi Parker Fraley. Y se lo debemos al trabajo de investigación de James J. Kimble. Naomi se reconoció en 2011 cuando vio la famosa imagen en una exposición. Había guardado el recorte de un periódico en que se publicó la imagen en su día. Kimble la contrastó con una copia de la foto que estaba en poder de un anticuario. En la parte posterior de la fotografía se podía leer: 24 de marzo de 1942.

Naomi, nacida en 1921, era uno de los ocho hijos del ingeniero de minas, Joseph Parker y Esther Leis, ama de casa. Tras el ataque japonés a Pearl Harbor, con tan solo 20 años, se fue con su hermana a trabajar en la estación Naval Aérea de Alameda. Naomi Parker falleció el 20 de enero de 2018, a los 96 años, en Washington.

CORRESPONSALES DE PRENSA EN PRIMERA LÍNEA

Hoy es habitual verlas en el frente dando todo tipo de información en las distintas cadenas de televisión, pero en los años 40 no era tan habitual. En junio de 1944, Martha Gellhorn y otras mujeres corresponsales de guerra se reunieron para poder hacer sus reportajes sobre el desembarco que se estaba preparando en las costas de Normandía. 

Mary Welsh, Dixie Tighe, Kathleen Harriman, Helen Kirkpatrick, jefa de la oficina del "Chicago Daily News" en Londres, Lee Miller, Tania Long, o Ruth Cowan que trabajaba para Associated Press fueron otras protagonistas.

El papel de la mujer en la IIªGM

Podríamos decir que combatieron en dos guerras al mismo tiempo. No solo arriesgaron su vida en una guerra para informar, sino que lucharon en otra guerra adicional, aparentemente invisible e inofensiva pero totalmente real, la que  hicieron contra los prejuicios, la misoginia, y la incredulidad de que las mujeres pudieran hacer algo útil más allá de ser enfermeras o secretarias.

Por ejemplo, Martha Gellhorn viajó como polizón en un barco hospital para llegar a Normandía. Consiguió su objetivo y se convirtió en la primera mujer en informar sobre el desembarco aliado. Escribió para la revista Colliers sobre los combates de aquel mes de junio de 1944 centrado en los civiles y en las bajas de guerra.

Lee Miller fue otra de las corresponsales de guerra que informaron sobre la guerra. Lee

El papel de la mujer en la IIª GM
presenció la liberación de París, fue testigo del encuentro de los ejércitos americano y soviético en Torgau, o de la entrada de las tropas aliadas en los campos de concentración de Buchenwald y Dachau; llegando a fotografiar la casa de Hitler y Eva Braun en Munich, donde ella misma fue fotografiada tomando un baño en la bañera del Führer.



MUJERES PILOTOS EN EL EJÉRCITO ROJO. LAS BRUJAS DE LA NOCHE

Casi un millón de mujeres dominaron todas las especialidades en las filas del Ejército Rojo durante la guerra, como pilotos, francotiradoras, zapadoras o conductoras de tanques por poner algunos ejemplos. Svetlana Alexiévich recogió la historia de estas mujeres anónimas (muchas de ellas menores de edad) en su libro La guerra no tiene rostro de mujer. La periodista y escritora bielorrusa contó que su motivación fue que todo lo que se sabe de la Segunda Guerra ha sido contado por hombres. 

Stalin dio luz verde en 1941 al proyecto de crear unidades de aviación con mujeres pilotos a pesar de ciertas reticencias de su Estado Mayor. Así, Marina Raskova lideró al 587º Regimiento de Aviación de Bombardeo.  Raskova era conocida en su país por ser la primera mujer en recorrer la distancia entre Moscú y el Lejano Oriente sin escalas, convirtiéndose en heroína nacional. Este regimiento realizaría mas de 1.000 misiones de combate y cinco de sus pilotos fueron condecorados con la medalla de Héroe de la URSS.

Y hubo una unidad compuesta únicamente por mujeres, la mas famosa de todas, el regimiento 588 de Bombardeo Nocturno, al mando de Evdokjia Bershanskaia.  Realizaron más de 24.000 misiones de combate. Al final de la guerra habían perdido 32 pilotos y 24 de ellas fueron condecoradas como Héroes de la Unión Soviética. 

Los alemanes las llamaban brujas de la noche, los franceses las "hechiceras de la noche" y sus compatriotas las llamaron "hermanitas".

El papel de la mujer en la IIªGM

Se reclutaron 115 voluntarias entre 17 y 22 años.  En seis meses recibieron un intensivo adiestramiento, cuando lo habitual era recibirlo a lo largo de un años y medio mas o menos. Y llegado el momento se vieron delante de unos antiquísimos Polikarpov 2, unos biplanos de los años 20.

Ya les habían hecho deshacerse de sus rubias melenas, vestidas con uniformes masculinos, unas botas que tenían que rellenar porque eran varios números superiores a los suyos, todo lógico por otra parte, hasta cierto punto.

Estos aviones eran de madera contrachapada y lona, sin condiciones ni para llevar bombas, solo podían llevar dos y las llevaban en su regazo. Y así se enfrentaron a los pilotos de la experimentada Luftwaffe por primera vez el 12 de junio de 1942.

Fueron apodados kukurúznik, mazorca de maíz. Por supuesto no disponían de mapas ni radios con lo que el riesgo de perderse en la noche te lo puedes figurar. Y hasta 1944 no los armaron con ametralladoras.

Volaban a gran altura por lo que eran muy difíciles de detectar y siempre de noche. Llegaron a realizar entre y  salidas en un solo día. Cuando se acercaban al objetivo apagaban los motores y planeaban. El sonido de las alas en el aire planeando era muy particular y dio nombre a las brujas de la noche.

Su especialidad fue el bombardeo de almacenes y centros de mando y hostigar a las tropas alemanes por la noche creando cierta psicosis entre ellas por su silencio y sorpresa al llegar, nunca se lo esperaban. 

Se crearon autenticas leyendas como que tomaban alguna sustancia extraña que las hacía ver en la oscuridad. Incluso se condecoraba con la Cruz de Hierro, la condecoración mas alta de los alemanes a quien derribara uno de esos aviones.

Tienen su propio libro: Las Brujas De La Noche: En defensa de la madre Rusia, de Lyuba VinogradobaEn él aporta los testimonios directos de estas aviadoras con detalles mas personales: la separación de sus familias, la dificultad de contar con la ropa adecuada, las lágrimas cuando les cortaban el largo cabello, el acoso y las bromas que tuvieron que soportar por parte de sus compañeros pilotos masculinos, el problema con los anticonceptivos o incluso la confección de lencería con la seda de los paracaídas de los aviadores alemanes derribados (lo que no dejaba de ser una gran humillación para los pilotos del Reich). 

Tuvieron 32 bajas, incluida la coronel Marina Raskova. A su muerte se celebró el primer funeral de estado para una mujer  y sus cenizas fueron enterradas en el Kremlin. Mientras tanto, otras 23 pilotos, entre ellas la legendaria Nadezhda Popova, obtuvieron el prestigioso título de Héroe de la Unión Soviética. Otra de las que cayeron en combate fue Lera Khomyakova que había derribado a un bombardero alemán Heynkel, o Raisa Belyaeva.

Sin embargo, las brujas nocturnas fueron excluidas del desfile del día de la victoria en Moscú y algunas de ellas, como Polina Guelman,  Irina Rakobolskaia, Raísa Arónova o Lilya Litvyak, nunca fueron homenajeadas. 

LYUDMILA PAVLICHENKO

El papel de la mujer en la IIª GM
Antes mencionemos al elenco de francotiradoras que tuvo el ejercito rojo, destacando Pavlichenko con 309 dianas ella sola. Por ejemplo el 3º Ejército de Choque, 1er Frente Bielorruso tiene contabilizadas 775 bajas confirmadas. Con nombre relevantes como Stepanov, Belousov, Vinogradov, Zhibovskaya,  Marinkin, Marenkina, Belobrova, Lobkovsky, Artamonov, Zubchenko, Obujov o Belyakov.

Se calcula que en 1943 en el ejército soviético había más de 2.000 francotiradoras que llegaron a contabilizar más de 12.000 muertes confirmadas.

Pavlichenko aprendió el oficio de francotiradora de forma amateur en el club de tiro de la Universidad de Kiev. Al llegar la guerra se negó a enrolarse en el cuerpo de enfermeras y finalmente entró a formar parte de la División de Infantería, destacando por su puntería. Iba para profesora de Historia pero el inicio de la guerra truncó la posibilidad de terminar su tesis y dedicarse a la enseñanza.

En Odessa tuvo su bautismo de fuego. Fue herida  y ascendida a cabo. Había causado 187 bajas al enemigo. Pero los soviéticos tuvieron que retroceder y atrincherarse en Sebastopol. Allí Pavlichenko aumentó su historial y leyenda, y volvió a ser herida. Ya se la conocía como Lady Muerte.

Su reputación crecía y sus misiones cada vez eran mas peligrosas y arriesgadas. Actuaba en duelos directos con francotiradores enemigos. Uno de esos duelos directos duró tres días y acabó abatiendo al francotirador alemán. De sus 309 dianas, 36 fueron francotiradores enemigos.

El papel de la mujer en la IIª GM

En ese momento ya era una heroína y un mito. Los soviéticos empezaron a pensar que si era abatida el golpe moral iba a ser muy duro y fuerte. Por un lado los alemanes lo venderían como una gran proeza y daría ánimos a sus tropas y para los soldados soviéticos iba a ser un duro golpe en su moral. Así que decidieron retirarla del frente y emplearla en otros menesteres estratégicos: propaganda.

En aquellos días Stalin no dejaba de presionar a sus aliados occidentales para abrir un segundo frente que aliviar la presión alemana sobre el ejército rojo. Así que Pavlichenko se unió a una delegación soviética que se dirigía a los EE UU en labor de lobby.

De esta forma se convirtió junto a sus dos acompañantes, un político y otro francotirador, en ser los primeros ciudadanos soviéticos recibidos por el presidente Roosevelt en la Casa Blanca.

En su gira por el país y a pesar de no hablar inglés dio diferentes discursos multitudinarios creando gran expectación. A pesar de ello no consiguió el objetivo y ese segundo frente tardó en llegar. Junio de 1944 en las playas de Normandía.

Falleció en 1974 a causa de un derrame cerebral posiblemente provocado por el estrés postraumático y depresión que sufrió al finalizar la guerra.

Como en muchas ocasiones hay sido de gran ayuda el blog El Cajón de Grisom, de Juanjo Ortiz, para poder documentar este artículo. Imprescindible para conocer historias de la Segunda Guerra Mundial


Fuentes:

Secret War: Story of S.O.E (1993), Nigel West

La guerra no tiene rostro de mujer, Svetlana Alexiévich

Las Brujas De La Noche: En defensa de la madre Rusia, Lyuba Vinogradoba 

webgrafía:

http://www.elcajondegrisom.com/2020/03/guia-de-1943-para-contratar-mujeres-en.html


Comentarios

SUSCRIBIRSE

Escribe tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Entradas populares de este blog

AVANCES DE LA MEDICINA EN LA II GUERRA MUNDIAL

LEGIONES ROMANAS EN HISPANIA