LAS CORTES DE LEÓN DE 1188

Cortes de León 1188


Las Cortes de León de 1188, celebradas cuando Alfonso IX accede al trono, son consideradas desde 2013 por la propia UNESCO en el Programa Memoria del Mundo «el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo». Contradiciendo la creencia popular de que el parlamentarismo europeo tenía su origen en Inglaterra o en los Estados Generales de Francia unos siglos después. La presencia de «ciudadanos» en la asamblea de 1188 es la clave para esta aseveración.


FUNCIONAMIENTO DE LAS CORTES

Las Cortes durante la baja edad media tanto en Castilla como en León se reunían a voluntad del rey y no tenían periodicidad fija. A las mismas no tenían acceso ni derecho los campesinos ni los extractos populares de las ciudades, aunque existía la figura de los procuradores urbanos que hablaban, en teoría, en nombre del pueblo, pero que en la práctica solo defendían los intereses de grupos privilegiados. También es verdad, con un éxito relativo al constatarse la repetición de sus peticiones sesiones tras sesiones.

Entre las funciones de aquellas Cortes estaban votar los subsidios económicos que se entregarían al rey o asistir a las promulgaciones solemnes de las leyes del rey.


Las Cortes de León de 1182, celebradas en el atrio de la Colegiata de San Isidoro de León, destacan por la evolución provocada entre aquellas Cortes de acceso restringido a estas donde empieza a acceder parte de la ciudadanía.

Cortes de León de 1188

INTERPRETACIONES

A principios del siglo XIX, en el marco «liberal» se plantearon tesis basadas en que aquellas Cortes eran una asamblea representativa de los diversos estamentos de la sociedad que compartían con el monarca la potestad legislativa incluso de control al poder de la corona.

Pero investigaciones más rigurosas han corregido esta interpretación «liberal», situando las cortes medievales bajo la visión no ya de interpretaciones decimonónicas sino situadas en el contexto medieval y feudal, es decir, serian un producto de la evolución de la monarquía y de la variación de relaciones entre el monarca y el resto de las fuerzas sociales, especialmente su relación con las ciudades, fenómeno social que se encontraba en auge y cada vez con mayor papel en la sociedad.

ALFONSO IX
Cortes de León 1188, Alfonso IX

Del reinado de Alfonso IX conocemos las reuniones de la cura regia de 1188 celebrada en León, donde se dieron cita junto a obispos y magnates, electis civibus ex singulis civitatibus, es decir, «ciudadanos elegidos por algunas ciudades»; la de Benavente de 1202 en la que hubo «muchos de cada villa»; y otra en León en 1208 en la que también se aludía a los cives. Es evidente que la composición de estas convocatorias era muy diferente a las anteriores.

Ahora bien, la mención a estos ciudadanos no es suficiente para interpretarlo como que fuesen verdaderos representantes de las ciudades y ni mucho menos como «electos». La interpretación de cives está sujeta a diversos resultados, pero es ampliamente aceptado que el término se refiere a los principales de la ciudad y sus territorios que en definitiva estarían muy cercanos a la nobleza. Incluso se especula que se tratara de artesanos o mercaderes, oficiales del rey o miembros de las oligarquías locales.

En el reinado de Alfonso IX se produjo la transición en el modelo de Cortes, ampliando la base social de la curia regia a la par que se incorporaban nuevos sectores sociales como la baja nobleza, la caballería villana y los boni homines de la burguesía. Estos grupos fueron alcanzando protagonismo y capacidad de influencia en la órbita del monarca diferenciándose de la tradicional nobleza de magnates.


CONSIDERACIONES PREVIAS

De esta curia no se conserva el documento original, aunque sabemos que fue consultado a principios del siglo XIX. Se trata de un texto complejo que por estudios recientes sabemos debió ser consecuencia de una elaboración posterior. Los decreta de Alfonso IX asignados a esas Cortes no forman un todo unitario, es decir, no son todos de 1188 y con posterioridad debieron ser modificados o ampliados en sus contenidos. Por todo ello, siguiendo al historiador Carlos Estepa, no hay que considerar como hito cronológico absoluto ese 1188 sino destacar el periodo en su conjunto en el que tuvo lugar la evolución hacia un monarca legislador que cuenta entre sus círculos de confianza e influencia tanto a nobleza como «burgueses».
Cortes de León 1188

«Las Cortes no pueden ser estudiadas como algo que surge en un momento determinado, como 1188. En esto hay mucho de mitificación, santificación de los textos y deformación historiográfica», palabras de C. Estepa en 1988 respecto a la valoración fundacional de las Cortes de 1188.

La historiografía ha valorado la curia regia de Alfonso IX y sus decreta como un importante ordenamiento legal del reino donde se podía apreciar la presencia del sector ciudadano. Es admitido su reinado como un periodo de densa actividad legislativa.

¿Realmente hubo un cambio tan importante en la sociedad del momento para dar entrada a este estamento social en la curia regia?

De lo que no hay duda es de que la importancia de aquella curia regia fue la presencia de cives, reflejo de la necesidad del rey de contar con la participación de nuevos sectores sociales con actividad en la vida política del momento y del reino.

CONCLUSIONES

Aunque, como se ha visto, se considera la curia de 1188 como el nacimiento de las Cortes, es cierto que hay una parte de historiadores no están totalmente de acuerdo, ya que, para esta corriente, no solo sería necesaria la presencia de cives sino también el reconocimiento a la asamblea de funciones y poderes de representación y de decisión. Pero es evidente que a pesar de las lógicas controversias interpretativas podemos considerar aquellas Cortes como el punto de partida de la institución que se consolidará a mediados del siglo XIII.

Cortes de León 1188
Las Cortes de León de 1188 reflejan la notable transformación socioeconómica experimentada en el reino de León evidenciando que el monarca no pueda gobernar sin contar con la presencia de otros elementos sociales además de la nobleza y la iglesia. Aunque esa representación de la ciudadanía no haya sido elegida por la misma y se trate de ciertas elites privilegiadas, pero manifiestan la importancia adquirida por ellas en aquel contexto. Presencia que no fue exclusiva de aquella sesión si no que se vería de forma repetida en siguientes reuniones de la curia leonesa.

Fuentes:
Nueva Historia de España. La Historia en su lugar. Volumen 3 Al-Andalus y los reinos cristianos (siglos VIII-XIII). Articulo El origen de las Cortes de Castilla y León de Mª Isabel Cristina Jular Pérez-Alfaro
Historia de España de la Edad Media. Vicente Ángel Álvarez Palenzuela (coord.) Cap. 18: Consolidación de los cinco reinos y apogeo del imperio almohade por Enrique Rodríguez-Picavea Matilla

Para saber más:
Las Cortes de Castilla y Léon en la edad media: actas de la primera etapa del Congreso científico sobre la historia de las Cortes de Castilla y Léon, Burgos, 30 de septiembre a 3 de octubre de 1986
Las Cortes de Castilla y León, 1188-1988: actas de la Tercera Etapa del Congreso Científico sobre la Historia de las Cortes de Castilla y León, León, del 26 al 30 de septiembre de 1988, Volumen 1
La Curia Regia de León de 1188 y sus "Decreta" y constitución. José María Fernández Catón 1993

Comentarios

Entradas populares de este blog

LEGIONES ROMANAS EN HISPANIA

CAUSAS DE LA ENTRADA DE LOS EE. UU. EN LA Iª GUERRA MUNDIAL

LA BATALLA DE MONTE CASSINO